Del trabajo a la escuela

Por Cristina Fernández Pereda

Ningún país del mundo puede presumir de que entre su población no haya niños trabajadores.

Más de 240 millones de niños y niñas trabajan todos los días en vez de ir a la escuela. Cargan piedras y arena, manejan explosivos, se arrastran por los túneles de las minas o trabajan dentro del agua. Muchas veces usan herramientas peligrosas, respiran polvo o están en contacto con productos tóxicos. Esta situación les provoca daños que sufrirán durante toda su vida.

Son millones de niños de países que firmaron la Convención sobre los Derechos de la Infancia. Desde 1989, ésta obliga a los gobiernos a proteger a los niños de “la explotación económica y de realizar ningún trabajo que pueda ser peligroso o interferir en la educación del niño, o que sea peligroso para la salud física, mental o espiritual del niño o para su desarrollo social”.

En América Latina, más de 18 millones de niños trabajan en las calles, en minas o en plantaciones. Desde hace 10 años, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI) y otras organizaciones internacionales y ONG, luchan juntas para lograr que los niños trabajadores vayan a la escuela. Gracias a su colaboración, han llevado al colegio a 100.000 menores.

Su labor está basada en el Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC). El IPEC pretende combinar políticas nacionales y proyectos que comprometan a varios países a retirar a los niños del trabajo.

Los primeros logros del Programa han demostrado que se puede alcanzar que los menores vayan a la escuela y no a trabajar mediante la aplicación de una serie de medidas. Es necesario ayudar a las comunidades mineras de estos países a organizarse en cooperativas, adquirir derechos legales, mejorar la seguridad en el trabajo y asegurar ciertos servicios esenciales como la salud, la educación o la higiene en el lugar de trabajo.

Sin embargo, estas organizaciones no pueden suplir el papel que compete a los Estados. Se trata de dar unas pautas a los países en los que está más desarrollado el trabajo infantil. Después deben ser los gobiernos los que, una vez concienciados de que el lugar de los menores está en las escuelas, se aseguren de la defensa de sus derechos y no permitan que regresen a las calles, las plantaciones o las fábricas.

Como afirma Guillermo Dema, coordinador del IPEC para Centroamérica, Panamá y la República Dominicana, “tenemos muy claro que la lucha contra el trabajo infantil es un esfuerzo a largo plazo. Este programa pretende ayudar a los países que tienen este problema, pero debemos tener presente que los que tienen que eliminarlo son las naciones afectadas. Nosotros les ayudamos y damos las herramientas”.

Dentro del trabajo infantil, UNICEF considera necesario distinguir entre dos tipos. El trabajo de niños dentro de familias campesinas o artesanas que, por el grado de pobreza, necesitan de la colaboración de los más pequeños, y la explotación de niños por un empresario o patrón externo a la familia. En este último caso, el niño no tiene oportunidad de compaginar unas horas en el trabajo y otras en la escuela.

Hay una regla que se cumple siempre que hablamos de trabajo infantil: a mayor pobreza, más niños trabajando. Los programas para escolarizar a los menores, como el IPEC, son conscientes de que uno de los primeros pasos debe ser combinar el trabajo con la educación. Detrás de cada niño que trabaja hay una familia que cuenta con su salario. Por pequeño que sea. Concienciar de la importancia de la educación puede ser el primer paso para que aprendan otro oficio y salgan del círculo de la pobreza.

Ningún país del mundo puede presumir de que entre su población no haya niños trabajadores. La mayoría se encuentra en África, Asia y Latinoamérica. Con proyectos como el IPEC el número de niños que deja el trabajo para ir a la escuela sigue creciendo. Cada vez son más los niños en el camino que sale de la pobreza y lleva a la educación. A elegir un futuro distinto.

(English version)

Related Posts with Thumbnails

One Comment

Leave a Reply

Your email is never shared.Required fields are marked *