Por qué Politico bebe de la crisis del Washington Post

Ayer Michael Calderone reveló en Politico que acababan de interceptar un mensaje más del director del Washington Post a los empleados del periódico. La nota de Marcus Brauchli, el encargado de reflotar el diario en medio de esta transición de crisis y ajuste,  anunciaba el cierre de tres oficinas clave en la cobertura de temas de actualidad nacional: Nueva York, Chicago y Los Ángeles.

Al Washington Post le afectan dos crisis. Una es la económica y que arrastra a medios de todo el país. La otra es de identidad y puede ser la más grave de las dos.

El diario de la capital estadounidense inició en el verano de 2008 un proceso de reestructuración que empezaba por unir las redacciones del periódico, con casi 700 personas, y la de la edición digital, con unas 150. A las dos redacciones les separaba la forma de entender la marca Washington Post y su visión para el futuro. También el río que hace de frontera entre Washington, D.C., y Virginia y que mantenía el periódico y su versión digital en dos estados (con leyes y normas de impuestos) diferentes. Casi año y medio después, el Post cojea entre la burocracia este proceso de integración, emitiendo señales nada positivas hacia el exterior.

El cierre de sus oficinas en Nueva York, Chicago y Los Ángeles se une al de despachos en otras ciudades. Según informaba la nota interceptada por Político, tres de los corresponsales serán recolocados en la capital, otros tres asistentes serán despedidos. Otras marchas han tenido menos eco en el extranjero, pero nos dan una idea de la confusión que inspiran los dirigentes de uno de los diarios más prestigiosos del mundo. La semana pasada hubo rumores de que 10 personas perdieron su puesto en la edición digital. Uno de ellos terminó siendo Travis Fox, el primer periodista en conseguir un Emmy en su categoría de vídeo de información. Es una de las estrellas de la edición digital y acaban de dejarle escapar.


Reportaje de Tavis Fox sobre Ciudad Juarez para Washingtonpost.com

También se marchó su jefe, Tom Kennedy, quien llenó las estanterías de la redacción digital de premios por la cobertura multimedia con marca Washington Post. Y el jefe de Kennedy, Jim Brady, que olió que los vientos en el Post no miraban hacia la Web, condenando la edición digital con el peso del periódico, y decidió marchar hace un año.

Ahora prepara una edición local para Politico. El gran beneficiado y en parte culpable de esta doble crisis.

El Washington Post era el diario de referencia para conocer la actualidad política nacional hasta que llegó Politico. El Post era el medio con más gente en la capital y podía destinar a numerosos reporteros al congreso, senado y la Casa Blanca. Su cobertura se traducía en artículos de información, investigación y divulgación, ayudando a comprender la importada de una ley a punto de aprobarse en el congreso. Los despidos y recortes de presupuesto han drenado las posibilidades del Washington Post, llenando la redacción de Politico con reporteros a los que sobran contactos, talento y experiencia cubriendo Washington.

El resultado: aquellos interesados en leer sobre las entrañas de una ley en el congreso, por qué un senador demócrata votaría en contra del plan de salud de Obama o las implicaciones legales de cerrar Guantánamo, leen Politico. Es gratis en internet y en la calle. Los locales que quieren un diario con actualidad nacional e internacional, tienen el Washington Post. Aunque la marca parece un poco aguada. El prestigio, en este ámbito, es del New York Times.

El Washington Post ya no suena a Washington, lobbies ni política. Ha perdido su identidad. Se la han robado. Calderone auguraba ayer que los dirigentes del periódico quieren centrarse en contar cómo la actualidad, ocurra donde ocurra, afecta a esta ciudad. Aunque sin oficinas locales puede resultar difícil. Les queda la fuerza de estar basados en Washington, pero nunca quisieron conformarse con ser un diario local porque están precisamente en la capital de un país. Si tenían intención de reforzar la cobertura de la ciudad, no la capital, ahí también se les ha adelantado Politico. La competencia ya se ha puesto en marcha.

Related Posts with Thumbnails

No Comments

Leave a Reply

Your email is never shared.Required fields are marked *