Errores y aciertos de The Daily

Rupert Murdoch bautizó The Daily como “Un renacimiento digital” Es su última apuesta tecnológica y periodística, lanzada esta vez de la mano de Apple. Según Murdoch, “los nuevos tiempos requieren nuevo periodismo”, pero unas cuantas horas con The Daily demuestran pocos detalles nuevos, el mismo periodismo de antes y errores de concepto para un medio que prometía llevar el timón de las publicaciones para iPad.

The Daily publica contenido único y exclusivo con cada edición. No hay referencias ni contenido de otras publicaciones de News Corp. No hay links a artículos de otras publicaciones, ni siquiera a otros artículos de The Daily -ni de la edición del día ni las anteriores. Los creadores de The Daily han perdido la oportunidad de aplicar una de las grandes ventajas de la red en esta aplicación -como la mayoría de las ediciones para iPad de otros medios. Las ediciones no son abiertas. Cuando abres la aplicación y descarga una nueva edición, no hay forma de acceder a la anterior.

Si Murdoch y Apple querían dar un salo revolucionario con The Daily, éste era uno de los errores cometidos por otros y que ellos podrían haber solucionado.

El error es quizás más notable al tratarse de una publicación que sólo se actualiza una vez al día. Para Mark Potts, uno de los creadores de Washingtonpost.com en los noventa, The Daily “apenas lleva el periodismo al siglo XXI (…) Es un periódico pegado a una pantalla”, critica. Igual que un periódico encuentra su límite al cerrar la última página. The Daily se acaba en los límites de la aplicación. En ese sentido, es estático como una revista de papel.

Esto tiene su razonamiento. Por un lado, varios estudios realizados en las últimas semanas han demostrado que los usuarios del iPad lo utilizan en su mayoría para leer durante las últimas horas del día. La intención podría ser atraer a estos lectores. Pero tendrá que superar un reto, estos lectores están acostumbrados a leer contenido de forma gratuita. The Daily quiere que paguen.

Ése es el otro argumento, The Daily es gratuito estas dos primeras semanas pero será una publicación de pago que costará 99 céntimos de dólar al mes. Las barreras en torno a su contenido tendrán como propósito que sólo sepamos el valor de The Daily después de pagar. Sólo hay una forma de saltar este muro de pago y es si uno de los lectores recomienda el artículo en una red social. Entonces sí podemos acceder a través de un link y ver la versión online, pero el diseño es pobre y no está disponible todo el contenido multimedia que acompaña al artículo.

La apuesta de The Daily es que estas barreras y el contenido periodístico de la publicación inviten a pagar. Murdoch ha contratado a grandes firmas que llegan del New York Times o el New York Post y que escriben en secciones bastante limitadas: Noticias, Opinión, Cotilleo (Gossip), Vida y Artes, Aplicaciones y Juegos, y Deportes. Faltan secciones clave para lectores del iPad, como Tecnología o Negocios, también el punto fuerte de las publicaciones de Murdoch. Deportes es quizás la más avanzada, con posibilidad de personalizar la apariencia. En todas ellas, el texto va apoyado por fotografías a pantalla completa, vídeos y ciertos guiños que dan idea de cómo innovar visualmente con las posibilidades del iPad.

Algunos ejemplos. Los artículos tienen dos versiones, una para verlo con la pantalla en horizontal y otra en vertical. En algunos casos, el texto aparece en la versión vertical y si inclinamos el iPad, aparecen todas las fotografías vinculadas al texto. (Un problema: al avanzar hacia la derecha para ver todas las fotografías terminamos en el siguiente artículo de la sección. Sólo podemos regresar al texto si volvemos a la posición vertical de la pantalla). La navegación por secciones funciona a través de un “carrusel”, seña de identidad de The Daily. Es uno de los detalles visuales más atractivos de la aplicación. Una vez que entramos en el artículo, los titulares son dinámicos -entran por la parte izquierda de la pantalla hasta colocarse en la parte superior del texto- o aparecen rodeados de una animación de etiquetas o palabras clave.

The Daily

Cuando el usuario quiere comentar uno de los artículos, debe hacerlo a través de la opción “compartir”. Entonces puede recomendar el artículo en Facebook, Twitter o publicar el comentario. Las reacciones de los lectores pueden recibir votos positivos y negativos. Los lectores también pueden responder a otros comentarios y estas respuesta aparecen asociadas al comentario original, no por orden cronológico.

A pesar de que la segunda página de The Daily es una tabla de contenidos, sólo aparecen las historias más importantes. TechCrunch fue el primero en darse cuenta de la falta de un índice con todos los artículos. Gracias a las características de la red, un usuario publicó en su tumblr el índice de todos los artículos de The Daily que había encontrado recomendados en internet, con links a sus versiones online. Se trata de una iniciativa ajena a The Daily y NewsCorp o Apple podrían obligarle a terminarlo. También podrían aprender de esta opción y ofrecerla ellos mismos.

La anécdota refleja perfectamente la equivocación en el concepto de The Daily. Puede que algunas de sus aportaciones sean imitadas por otros. Puede que sea la primera de las grandes publicaciones exclusivas para iPad. Pero les ha faltado valentía y eso es una sorpresa viniendo de una alianza con Apple, creador de la plataforma. No han roto ningún concepto ni adoptado gestos más radicales como la idea de navegación propuesta por la exitosa Flipboard.

En una interesante comparativa entre The Daily y las primeras revistas online como Salon y Slate, Columbia Journalism Review suma todos los argumentos hechos en contra de la publicación. Salon y Slate, que nacieron en 1996 y 1995 respectivamente, triunfaron porque llevaron el mejor contenido periodístico a la web y aprendieron de las posibilidades del nuevo entorno por el camino. Han sido muchos los que condicionan el futuro de The Daily a la calidad de su periodismo, no a la cantidad de contenido multimedia que aparezca en la revista ni al sistema de pago ni a las dos grandes empresas que están detrás.

El Guardian lo resume mejor: “The Daily vivirá o morirá por su contenido“.

Related Posts with Thumbnails

One Comment

Leave a Reply

Your email is never shared.Required fields are marked *